Entrada destacada (Nuevos Retos)

MI KOKEDAMA

REGALA VIDA REGALA KOKEDAMAS Kokedama en japonés significa bola de musgo es similar al  bonsái pero mucho más fácil de realizar, no se...

domingo, 6 de abril de 2014

UVAS MILAGROSAS

Mucho se ha hablado sobre las propiedades medicinales del vino tinto, llegándose incluso a recomendar su consumo diario para prevenir problemas al  corazón o para el colesterol, pero lo cierto es que esta variedad  de vino resulta apropiada para tratar muchos problemas más, especialmente gracias a su contenido en resveratrol y antioxidantes.
             

Las uvas rojas con las que se prepara el vino tinto contienen grandes dosis de melatonina, la hormona reguladora del sueño que “señala” al organismo el momento adecuado para dormir mediante un aumento de sus niveles, lo cual puede ser estimulado con un poco de vino tinto antes de acostarse para propiciar un sueño profundo y reparador.


El resveratrol también beneficia al cerebro, previniendo problemas como la demencia, el alzheimer y accidentes cerebrovasculares.


El vino tinto y su contenido en resveratrol y flavonoides permite reducir el riesgo de padecerlo cáncer de próstata  entre 50% a 60%, con el simple hecho de beber una copa pequeña  entre 4 y 6 vasos de vino a la semana.


Longevidad, este efecto es producido gracias al resveratrol, un polifenol contenido en el vino tinto que posee la propiedad de alargar la vida de las células, además de dinamizar y mejorar el organismo gracias a su efecto antioxidante; por lo que puede considerarse el consumo moderado de esta bebida como un buen tratamiento anti-age.



Imprescindible en la mesa y la cultura mediterránea, el vino estimula el metabolismo y fortalece el sistema inmunológico, facilita la digestión sin dañar el hígado, protege el corazón, es beneficioso para las articulaciones y alarga la vida.




Como puedes ver, beber un poco de vino tinto a diario puede resultar de mucha ayuda para tu salud, a la vez que un deleite para el paladar. Solo cuida de no excederte de las copas recomendadas por día.



La sabiduría suprema es tener sueños grandes para no perderlos de vista mientras esto se persigue.